Todos sabemos que la lactancia es beneficiosa tanto para la persona lactante como para el bebé. Sin embargo, hay situaciones en donde no se puede lactar, o está contraindicado lactar (ver anejo). Algunas personas no pueden lactar porque por algún medicamento o tratamiento médico que no es seguro para amamantar. Mientras otras no pueden lactar porque padecen de condiciones médicas que no son compatibles con la lactancia. También hay situaciones donde por condiciones metabólicas, el bebé no puede amamantar ni recibir leche humana en biberón.

Cada situación es única. El desear poder amamantar, y encontrar que no se puede o no se debe puede ser devastador para muchas personas. Es normal sentirse molesta, o triste. Es importante trabajar con estas emociones. Es importante hablar de estos sentimientos con alguien de confianza, como la pareja, su doctor, o alguien de confianza.

Hay que recordar que la lactancia no es la única forma de proveer nutrición y crear lazos afectivos con nuestra cría. El infante puede recibir la nutrición que necesita, ya sea de leche donada, o de formula infantil. Los lazos afectivos se crean cada vez que se lleva al bebé en brazos, cada vez que se le habla o se le canta, cada vez que se conforta, y cada vez que se alimenta con biberón. Solo porque no se puede o no se debe amamantar no significa que no se puede ser un buen criador.

Cuando está Contraindicado Dar el Pecho: Situaciones Especiales en la Lactancia

$4.99Price