Las madres y personas que crían siempre han trabajado y lactado...quizás no de la manera tradicional en la que se considera “trabajar” hoy en día; pero no hay quien niegue que trabajar en el hogar es igual o más laborioso que trabajar fuera de él. En el siglo 21 son más y más mujeres o personas lactantes las que tienen que dividirse entre la familia, el hogar y el trabajo...y en esto se incluye la maternidad. 

Mientras que hace unos 20 años atrás la mujer que por lo general lactaba era el ama de casa, estudios demuestran que los porcentajes de lactancia más altos son de aquellas madres o personas lactantes que trabajan fuera del hogar. Pero nadie dijo que lactar y trabajar era fácil...si este es tu caso, tenlo por seguro que habrá días en que te preguntarás si vale la pena; desarrollarás una relación de amor-odio con la máquina extractora de leche; y por si fuera poco, prepárate para los famosos comentarios negativos e ignorantes de los compañeros de trabajo. Pero si tienes claro que el lactar es importante, tanto para ti como para tu bebé, uno hace lo que sea por continuar esta hermosa tarea que solamente tú puedes brindar.

Puede que pienses que lactar y trabajar es sumamente difícil; o quizás hayas escuchado historias de “horror” sobre lo difícil que es extraerse la leche, o encontrar el momento para hacerlo. Si no estás segura de que deseas continuar amamantando una vez regreses al trabajo, date al menos 30 días de prueba. Yo te aseguro que con los consejos que aquí te daremos tú también lo lograras. ¡Éxito!

Curso privado para un mínimo de dos horas. Participante escoge fechas y hora según disponibilidad.  Libro se envía por correo.

Curso Lactar y Trabajar ...Se puede!

$25.00Price